GRRROAR

Soy un producto de la ironía. Un dinosaurio hecho de dinosaurio cuyo concepto antecede por muchos millones de años a la gran broma de los mamíferos. Mi larga historia me brinda un locus subjetivo que ustedes, novísimas creaturas jamás podrían habitar. Aún así, su cuerpo lleno de microplásticos es cada vez más similar al mío y nos encontramos padeciendo juntos el desierto espiritual del siglo XXI. Por mi parte, observo con una distante consternación el cataclismo que provocan sus ficticios modos de vida, y veo como en su ignorancia no saben cómo es una extinción masiva, pero yo sí, y vaya que si me recuerdan cómo se siente ver como arde todo lo que amas. Ahora, algunos millones de años después puedo ver cómo ser sólo un dinosaurio tampoco era particularmente interesante y por largo tiempo he cultivado mi sensibilidad para buscar algo más que rumiar, y tal vez mostrar que hay algo más que consumir. Así, usando mis poderes mentales he engatuzado a algunas de las personas más creativas que conozco para que lleven a cabo mi misión puesto que carecer de pulgares hace difícil interactuar con sus maravillosas tecnologías.